+34 93 487 58 63 info@gadgetscuina.com Preguntas frecuentes Contactar Idiomas: ESP | CAT
Los 5 gadgets del buen Gin Tonic

La moda del Gin Tonic ha venido para quedarse. Atrás quedan aquellos combinados a base de coca-cola, naranjada o limonada recargados de alcohol y servidos en vaso de tubo. La bebida más glamourosa, refrescante, digestiva, trendy y excitante se llama Gin Tonic, el nuevo rey coronado de la coctelería y gastronomía.

Os queremos presentar en este post los 5 gadgets imprescindibles para preparar un buen Gin Tonic de forma correcta (no en vano parte de su éxito radica en la ceremonia de su preparación), evitando todo lo que puede acabar convirtiendo esta bebida trendy y con glamour en una bebida vulgar:

  1. Copa balón o copa gin tonic. En contraposición con el clásico y por suerte en vías de extinción vaso de tubo. La copa gin tonic nos ofrece un cuerpo ancho para dar cabida a una generosa cantidad de hielo (4-5 cubitos grandes) y también una boca ancha para saborear correctamente los aromas y botánicos de la mezcla.
  2. Cuchara espiral gin tonic. Uno de los secretos de un gran gin tonic es su frescor, el punto de frío. La cuchara larga en espiral para gin tonic nos permite enfriar perfectamente la copa antes de verter la bebida. Debemos hacer girar los cubitos durante 1 minuto y luego retirar el agua sobrante del proceso con la ayuda del colador de coctelería gusanillo. Esta es la parte central de la ceremonia de preparación del gin tonic. Por otra parte, también se utiliza la cuchara en espiral gin tonic para deslizar la tónica por su mango a la hora de verterla para así preservar más tiempo sus burbujas. De todos modos, en este asunto existe cierta controversia técnica, con lo cual no ahondaremos, dejándolo a criterio de cada uno. Tan sólo recordar que mejor añadir la tónica bien fría, igual que la ginebra a ser posible (hay quien la guarda en el congelador donde su alta proporción de alcohol evita que nunca se congele).
  3. Molde para cubitos redondos. La buena calidad del hielo es un asunto de vital importancia, debemos procuranos cubitos de hielo de buen tamaño y sin olores. En este sentido, debemos evitar usar hielo casero de tamaño pequeño ya que se va a fundir fácil y rápidamente, aguando la bebida. O bien usamos hielo industrial tipo gasolinera u optamos por moldes de hielo caseros XXL para cubitos esféricos grandes y cerrados (para evitar olores del congelador). El top ventas de Gadgets & Cuina es el molde para 4 cubitos esféricos, aunque son muy interesantes el nuevo molde para cubitos de Zoku ice ball o el molde giant cube de Lekue.
  4. Medidor bar. La proporción ginebra-tónica es fundamental, es la química que da magia y vuelo a esta bebida. Quedarse corto no es de recibo y hacer largo de alcohol es un sacrilegio porque matamos aromas, agotamos el paladar... y la cabeza!. La proporción mágica es de entre 4 y 5 cl de ginebra por botellín de 20 cl de tónica (1 parte de ginebra por 4 de tónica). ¿Cómo se consigue? Hay varios trucos, pero ninguna tan infalible como usar un medidor de coctelería, nunca falla.
  5. Cortador Zester para pieles de cítricos. La decoración con un ligero toque aromático se impone a la saturación de aromas y especias, siendo ideales las pieles de cítricos o algunas hojas o ramas de hierbas aromàticas. En los inicios de la moda gin tonic se esparció la modalidad de saturar la bebida de componentes varios (pepino, rosas, enebro, pimienta, canela, etc ...) para reforzar los botánicos que intervienen en su destilación. Esto, sin embargo, puede terminar embadurnando la obra de arte que supone un buen gin tonic, aparte de molestar de forma considerable al momento de beberlo. Sugerimos sutiles decoraciones de pieles de cítricos, tales como limón, naranja, lima, yuzu. Todo ello lo podemos conseguir con cualquier gadget de nuestra colección de peladores. En este sentido también resulta muy interesante el gadget 3 en 1 llamado citrus bar tool de microplane, abridor descapsulador, rallador y decorador Zester, todo en un simpático gadget.

Por último, en esta lista no os extrañe no haber encontrado ningún exprimidor, el mito del zumo de limón en el gin tonic está enterrado actualmente. Añadir jugo de limón o de naranja a un gin tonic, como se solía hacer en la dorada década de los ochenta o noventa, es un mal invento, ya que el jugo de limón arrasa con todo, se lleva todos los sabores, apaga el gas e inunda de acidez el conjunto.

Gadgets relacionats
Comentarios
Facebook
Instagram
Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información